Conflictos familiares en la tercera edad: cuando los parientes no están tan presentes

Pasan los años y, tal vez, algunos lazos familiares se van distanciando. En algunos casos, por ejemplo, las familias ya no están tan presentes en el día a día de un adulto mayor. En tanto, ¿qué sucede en la vida de ese jubilado que ya no es tan visitado como antes? Incluso, que ya no recibe tantos llamados como era costumbre. “Puede ser que los adultos mayores sí tengan familia de lazos sanguíneos. Hijos y nietos, pero que, a lo mejor, vivan lejos, trabajen mucho o que, por alguna historia familiar, estén desvinculados”, inició la licenciada en psicología Silvia Perelis, coordinadora gerontológica y miembro de la asociación civil “Gerontovida”, en medio de la entrevista para Conexión Jubilados. TE PUEDE INTERESAR: Padres jubilados e hijos adultos: ¿Relación con cambios? “En todos los ciclos vitales, vamos viviendo vínculos como podemos, como se nos da. Y podemos sacar el mejor de los frutos de ellos. Por ejemplo, con amigos o vecinos. Lo familiar es la familiaridad, no el lazo sanguíneo. Aquel lugar en donde estamos cómodos y aquellas personas con las que nos sentimos reconocidos, protegidos y queridos”, continuó la especialista sobre este aspecto. Mirá la entrevista completa en el video.

Author: editor

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *