Casación, instancia que será clave para el futuro judicial de CFK

Tras la publicación de los fundamentos de la causa Vialidad, donde el tribunal oral número 2 dispuso la pena de 6 años de prisión e inhabilitación perpetua por administración fraudulenta en perjuicio del estado sobre Cristina Kirchner, la Cámara Federal de Casación vuelve a estar en el centro de la escena del futuro judicial de la vicepresidenta.

Vialidad es el tercer expediente que involucra a la vicepresidenta, donde el máximo tribunal penal del país deberá intervenir. En los otros dos, Los Sauces / Hotesur y Memorándum con Irán, la casación debe determinar si confirma los sobreseimientos dictados por dos tribunales que no realizaron juicios orales.

Ahora, en el juicio que el jueves se conocieron los argumentos, se abre la etapa de oposiciones de las partes de las que además se incluyen 8 condenas y 4 absoluciones entre ellas, la de Julio De Vido.

En Vialidad, los abogados de Cristina apuntarán a desacreditar los argumentos de los magistrados que dieron por probado que hubo un perjuicio a las arcas del Estado mediante el otorgamiento de  51 obras otorgadas a Lázaro Báez que nunca se concluyeron y que de lo cual, en su rol de mandataria en su momento no podía desconocer.

Por su parte, el fiscal Diego Luciani insistirá con la existencia de una asociación ilícita. Para ello se agarrará del voto del juez Andrés Basso que, contrario a la opinión de sus pares, Rodrigo Giménez Uriburu y Jorge Gorini, sostuvo que existió ese marco delictivo. 

Desde este viernes empezó a correr el plazo establecido en el Código Procesal Penal para que las defensas y la fiscalía interpongan sus recursos de casación, si bien dicho plazo para rebatir los fundamentos es de diez días, puede ser prorrogable.

A partir de ahí, el tribunal cuenta con tres días para resolver si concede dicho recurso. En caso de aceptarlo, el expediente es elevado a la Cámara Federal de Casación y las partes cuentan con otros tres días para mantener dicho recurso y otros diez para que defensas y fiscalía puedan revisar la causa. 

Superados estos trámites, será la sala IV de Casación quien tome la revisión del expediente. En rigor, ese tribunal no tiene un plazo estricto para resolver la cuestión. Sin embargo la intervención de los jueces Gustavo Hornos, Mariano Borinsky y Javier Carbajo podría dilatarse puesto que, Carlos Beraldi, abogado de Cristina Kirchner adelantó que los recusará.

Hornos y Borinsky fueron los camaristas que ratificaron al Giménez Uriburu cuando Cristina lo recusó junto al fiscal Luciani por participar en el equipo Liverpool que jugó un torneo en Los Abrojos, la quinta de Mauricio Macri, y a Gorini por dos reuniones con Patricia Bullrich cuando era ministra de Seguridad.

Ambos camaristas también ya habían sido recusados por Cristina. La vicepresidenta reclamó (sin éxito) sus apartamientos en una causa donde no está acusada pero si funge como querellante. Se trata de la megacausa de espionaje ilegal que nació en el juzgado federal de Lomas de Zamora y que posteriormente desembarcó en Comodoro Py. Les endilgó haberse reunido con Macri en la Quinta de Olivos.

Por su parte, el juez Carbajo podría ser propenso a la recusación de Cristina por su intervención en la causa “Ruta del Dinero”. Si bien la ex mandataria no fue juzgada en esa causa, durante la revisión de la condena de Báez, el camarista sostuvo que el delito precedente al lavado de 55 millones de dólares era la obra pública y no la evasión fiscal como lo sostuvieron sus pares. Con esto, por un lado los abogados de la vice podrían aducir que el camarista sostiene que la obra pública es delictiva y que ya tendría una posición tomada en la causa Vialidad. 

Con las eventuales recusaciones, el tiempo de resolución de la cuestión podría dilatarse. Cabe destacar que los planteos de apartamiento de los miembros de Casación no son de pronta definición, deben ser resueltos -en principio- por la propia sala o tendría que pasar a otra. En caso de prosperar lo anterior se deberá definir qué jueces deberían intervenir y luego el análisis de fondo sobre la causa del cual, según fuentes judiciales, podría tomar por lo mínimo de 7 meses a un año hasta que se dicte la sentencia.

Author: editor

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *